Dietetica No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Vitaminas -...

    Las vitaminas son substancias químicas no sintetizables por el organismo, presentes en pequeñas cantidades en los alimentos y son indispensables para la vida, la salud, la actividad física y cotidiana.

    Las vitaminas no producen energía y por tanto no implican calorías. Intervienen como catalizador en las reacciones bioquímicas provocando la liberación de energía. En otras palabras, la función de las vitaminas es la de facilitar la transformación que siguen los sustratos a través de las vías metabólicas.
    Identificar las vitaminas ha llevado a que hoy se reconozca, por ejemplo, que en el caso de los deportistas haya una mayor demanda vitamínica por el incremento en el esfuerzo físico, probándose también que su exceso puede influir negativamente en el rendimiento.
    Conociendo la relación entre el aporte de nutrientes y el aporte energético, para asegurar el estado vitamínico correcto, es siempre más seguro privilegiar los alimentos de fuerte densidad nutricional (legumbres, cereales y frutas) por sobre los alimentos meramente calóricos.
    Las vitaminas se dividen en dos grandes grupos:Vitaminas Liposolubles: Aquellas solubles en cuerpos lípidos.
    Vitamina A Vitamina D Vitamina E Vitamina K
    Vitaminas Hidrosolubles: Aquellas solubles en líquidos.
    Vitamina B1 Vitamina B2 Vitamina B3 Vitamina B6 VitaminaB12 Vitamina C

    Descubriendo las vitaminas 
    Entre los años 1906 y 1912 el gran bioquímico inglés Sir Frederick Hopkins, fue quien propuso para esas sustancias desconocidas que hoy llamamos vitaminas el nombre de "factores accesorios de la alimentación".
    Todo se inicio cuando comenzaron a estudiar el porque se producían ciertas enfermedades y se llego a la conclusión de que las diferentes dolencias se generaban por la falta de algunas sustancias: carencias.
    En aquellos años no se conocía la estructura química de las vitaminas, pero si se sabia que algunas aparecían asociadas a los componentes grasos de los alimentos (vitaminas liposolubles), y otras a la parte acuosa (vitaminas hidrosolubles).
    El descubrimiento de las vitaminas ha escrito una de las páginas más brillantes de la ciencia moderna y ha sido el resultado de la estrecha colaboración entre las distintas disciplinas científicas.
    Principales funciones de las vitaminas
    Vitamina A Es necesaria para el crecimiento y desarrollo de huesos. 
    Escencial para el desarrollo celular 
    Ayuda al sistema inmune 
    Es fundamental para la visión, el Retinol contribuye a mejorar la visión nocturna 
    Antioxidante
    Vitamina B1 En la transformación de los alimentos en energía 
    Absorción de glucosa por parte del sistema nervioso
    Vitamina B2 Interviene en la transformación de los alimentos en energía 
    Ayuda a conservar una buena salud visual. 
    Conserva el buen estado de las células del sistema nervioso. 
    Interviene en la regeneración de los tejidos de nuestro organismo (piel, cabellos, uñas) 
    Produce glóbulos rojos junto a otras vitaminas del complejo B, y en conjunto con la niacina y piridoxina mantiene al sistema inmune en perfecto estado. 
    Complementa la actividad antioxidante de la vitamina E.
    Vitamina B3 Obtención de energía a partir de los glúcidos o hidratos de carbono. 
    Mantiene el buen estado del sistema nervioso junto a la piridoxina (vitamina B6) y la riboflavina (vitamina B2). 
    Mejora el sistema circulatorio 
    Mantiene la piel sana 
    mantiene sanas las mucosas digestivas. 
    Estabiliza la glucosa en sangre.
    Vitamina B6 Interviene en la transformación de hidratos de carbono y grasas en energía 
    Interviene en el proceso metabólico de las proteínas 
    Mejora la circulación general 
    Ayuda en el proceso de producción de ácido clorhídrico en el estómago 
    Mantiene el sistema nervioso en buen estado 
    Mantiene el sistema inmune 
    Interviene en la formación de hemoglobina en sangre 
    Es fundamental su presencia para la formación de Niacina o vitamina B3 
    Ayuda a absorber la vitamina B12 o cobalamina.
    Vitamina B12 Interviene en la síntesis de ADN, ARN y proteínas 
    Interviene en la formación de glóbulos rojos. 
    Mantiene la vaina de mielina de las células nerviosas 
    Participa en la síntesis de neurotransmisores 
    Es necesaria en la transformación de los ácidos grasos en energía 
    Ayuda a mantener la reserva energética de los músculos 
    Interviene en el buen funcionamiento del sistema inmune 
    Es necesaria para el metabolismo del ácido fólico.
    Vitamina C Antioxidante 
    Mejora la visión 
    Es antibacteriana, por lo que inhibe el crecimiento de ciertas bacterias dañinas para el organismo. 
    Repara y mantiene cartílagos, huesos y dientes. 
    Reduce las complicaciones derivadas de la diabetes tipo II 
    Disminuye los niveles de tensión arterial y previene la aparición de enfermedades vasculares 
    Tiene propiedades antihistamínicas 
    Ayuda a prevenir o mejorar afecciones de la piel como eccemas o soriasis. 
    Es imprescindible en la formación de colágeno. 
    Aumenta la producción de estrógenos durante la menopausia 
    Mejora el estreñimiento por sus propiedades laxantes.
    Vitamina D El rol más importante de esta vitamina es mantener los niveles de calcio y fósforo normales. 
    Participa en el crecimiento y maduración celular. 
    Fortalece al sistema inmune ayudando a prevenir infecciones.
    Vitamina E Es un antioxidante natural 
    Cumple un rol importante en cuanto al mantenimiento del sistema inmune saludable 
    Protege al organismo contra los efectos del envejecimiento. 
    Es esencial en el mantenimiento de la integridad y estabilidad de la membrana axonal (membrana de las neuronas). 
    Previene la trombosis. 
    Es importante en la formación de fibras elásticas y colágenas del tejido conjuntivo. Promueve la cicatrización de quemaduras. 
    Protección contra la destrucción de la vitamina A, selenio, ácidos grasos y vitamina C. 
    Protección contra la anemia.
    Vitamina K Coagulación sanguínea 
    Participa en el metabolismo oseo ya que una proteína ósea llamada osteocalcina requiere de la vitamina K para su maduración.
    Acidos previamente considerados vitaminas
    Acido Fólico
    (Vitamina B9)
    Participa en el metabolismo del ADN, ARN y proteínas, 
    Necesario para la formación de glóbulos rojos, 
    Reduce el riesgo de aparición de defectos del tubo neural del futuro bebé como lo son la espina bífida y la anencefalia, 
    Disminuye la ocurrencia de enfermedades cardiovasculares, 
    Previene algunos tipos de cáncer, 
    Estimula la formación de ácidos digestivos.
    Acido Pantotenico
    (Vitamina B5)
    Forma parte de la Coenzima A. 
    Interviene en la síntesis de hormonas antiestrés (adrenalina) en las glándulas suprarrenales, a partir del colesterol. 
    Interviene en el metabolismo de proteínas, hidratos de carbono y grasas. 
    Es necesaria para la formación de anticuerpos 
    Interviene en la síntesis de hierro. 
    Interviene en la formación de insulina. 
    Ayuda a aliviar los síntomas de la artritis. 
    Reduce la acidez estomacal junto a la biotina y la tiamina. 
    Ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre. 
    Mejorar y aliviar trastornos ocasionados por el estrés. 
    Mejora algunas afecciones de la piel.
    Biotina
    (Vitamina B8)
    Interviene en la formación de hemoglobina. 
    Interviene en procesos celulares a nivel genético. 
    Interviene en el proceso de obtención de energía a partir de la glucosa. 
    Es necesaria su presencia para la correcta metabolizacion de hidratos de carbono, proteínas y lípidos. 
    Funciona en conjunto con el ácido fólico y el ácido pantoténico. 
    Mantiene las uñas, piel y cabellos sanos. 
    Ayuda a prevenir la neuropatía diabética y estabiliza los niveles de azúcar en sangre (glucemia).
    Carnitina
    (Vitamina B11)
    Participa en la metabolización de grasas para producir energía. 
    Mejora la circulación sanguínea. 
    Desintoxica a nuestro organismo del amoníaco, sustancia que deriva de la descomposición de las proteínas. 
    Falicita la oxidación de la glucosa. 
    Disminuye el riesgo de depósitos grasos en el hígado.

    Los requerimientos diarios y el estado nutricional.
    Las vitaminas son fundamentales para las diferentes especies, puesto que no pueden sintetizarse en el organismo y eso es justamente lo que la define como tal: la necesidad de su presencia en la dieta.
    Una persona que lleva una alimentación normal o completa, nunca presenta carencia o exceso de vitaminas.El requerimiento diario de vitaminas que el organismo necesita ha sido establecido cientificamente tras años de investigación. Las cantidades necesarias son diferentes según sea el sexo y la edad de la persona; y en el caso de las mujeres también cambia durante elembarazo y la lactancia.
    Sus valores se expresan en diferentes unidades, generalmente microgramos (µg) o miligramos (mg.) según sea la vitamina de la que se habla, pero también se puede encontrar indicada en unidades internacionales (UI).
    Requerimiento diario de: Hombres Mujeres
    Vitamina A 900 µg 700 µg
    Vitamina D 5 µg
    Vitamina E 15 mg
    Vitamina K 120 mg 90 mg
    Vitamina B1 1.2 mg 1.1 mg
    Vitamina B2 1.3 mg 1.1 mg
    Vitamina B3 16 mg 14 mg
    Vitamina B6 1.3 mg
    Vitamina B12 2.4 µg 2.4 µg
    Vitamina C 90 mg 75 mg
    La tabla muestra los requerimientos diarios de vitaminas para una persona promedio con edad entre 19 y 50 años segun el departamento de nutrición del IOM (Institute of Medicine - Instituto de Medicina) y la USDA (United States Department of Agriculture).

    µg son microgramos. 
    mg son miligramos.

    Existe un número de actividades cotidianas que interfieren al buen estado nutricional y vitamínico, a los cuales se los debe considerar como contrarios a las vitaminas, y están comprendidas principalmente por el consumo de tabaco, alcohol, café y te en exceso, ciertos medicamentos y los métodos de cocción de los alimentos que afectan a su conservación.

    Algunas personas cuentan con carencias vitamínicas sistemáticas, y son candidatos a predisponerse a problemas por carencia de atención a falencias alimenticias. A este grupo de riesgo puede considerárselo frecuentemente como víctimas de este tipo de problemas.

    La prescripción dietética médica apuntará a favorecer el enriquecimiento de la alimentación, según las necesidades individuales y sin favorecer calorías o desequilibrios en forma inapropiada.

    Compuestos considerados 'cuasi-vitaminas' 
    Existen otros componentes, especificamente ácidos considerados vitaminas que se consideraban pertenecientes al grupo B de vitaminas hidrosolubles, que aportan importantes nutrientes al organismo. Si bien se demostró que estos no son vitaminas, si se ha establecido que son muy útiles al organismo y metabolismo.
  • Alimentación especial...

    ALGUNOS CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN PARA EL ADULTO MAYOR.

    • Consuma 3 veces al día productos lácteos como leche, yogur, quesillo o queso fresco, de preferencia semidescremados o descremados.
    • Coma al menos dos platos de verduras y frutas de distintos colores cada día.
    • Coma porotos, garbanzos, lentejas o arvejas al menos dos veces por semana, en reemplazo de la carne.
    • Coma pescado, mínimo dos veces por semana, cocido, al horno, al vapor o a la plancha.
    • Prefiera los alimentos con menos contenido de grasas saturadas y colesterol.
    • Reduzca su consumo habitual de azúcar y sal.
    • Tome 6 a 8 vasos de agua al día.

    Estos son algunos consejos que cubran las necesidades nutricionales :

    • Hacer una lista de la compra con los alimentos que se van a comer en la semana.
    • Las comidas deben ser ligeras, sencillas y de fácil preparación.
    • Los alimentos deben tener una presencia agradable a la vista para que inciten a comer.
    • Fraccionar las comidas en cuatro o cinco veces al día, y no prescindir nunca del desayuno.
    • Es aconsejable beber líquidos entre comidas (zumos, batidos...), y suficiente agua para mantenerse hidratado, especialmente en épocas de calor.
    • Los alimentos deben ser fáciles de masticar y deglutir.
    • Es aconsejable no abusar del consumo de café y bebidas excitantes, al igual que de licores y bebidas azucaradas.
    • Aumentar el consumo de alimentos que contengan fibra (legumbres, verduras, hortalizas, etcétera), y alimentos integrales.
    • El ambiente a la hora de comer deberá ser relajado y armonioso. Se puede invitar a alguien a comer de vez en cuando para hacerlo más agradable.
    • No abusar de la sal ni el azúcar. Para evitar que las comidas resulten insípidas, se pueden añadir especias como romero, pimienta, tomillo, orégano... También se pueden emplear edulcorantes artificiales para preparar dulces y postres caseros, porque con la edad se incrementa la intolerancia a la glucosa y hay que restringir el azúcar.
    • Escoger alimentos con un aporte calórico algo menor porque la actividad física es más reducida.
    • Cocinar con aceite de oliva preferentemente y, en vez de freír los alimentos, prepararlos mejor al vapor o al horno. Un exceso de grasas puede elevar los niveles de colesterol y provocar sobrepeso u obesidad.
    • Es importante tomar leche y productos lácteos, como yogures o queso, para cubrir las necesidades de calcio.
    • Hay que mantener en todo lo posible los gustos y hábitos personales para evitar caer en la inapetencia.
  • Control de peso - Dietas

    Control del peso y la obesidad

    ¿CUÁL ES EL PESO ADECUADO? 

     
    peso en kilos
    IMC =
    -----------------------
     
    altura en m2

    El peso adecuado se puede saber calculando el Índice de Masa Corporal (IMC): el peso en kilos partido por la altura en metros al cuadrado. Por ejemplo, una persona que pese 70 kilos y mida 1,65 metros tendrá un IMC de 70 / 1,65 x 1,65 = 25,72. Si el resultado está entre 18,5 y 24,9, el peso se considera normal. Entre 25 y 29,9 se considera sobrepeso y, a partir de 30, obesidad. Además, a partir de 30, se incrementan las posibilidades de padecer determinadas enfermedades. Pero no sólo el grado de obesidad es un factor de riesgo para sufrir patologías diversas, sino que también influye la distribución de la grasa en el cuerpo. Así, cuando se acumula más a nivel abdominal existe un mayor riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares, y cuando la grasa se acumula a nivel de glúteos y muslos, los problemas asociados no son de tipo metabólico sino más bien estético y localizados a nivel de los miembros inferiores (circulación, artrosis de rodillas, etc.).

    PESO NORMAL
    IMC=
    18,5-24,9
    SOBREPESO
    IMC=
    25-29,9
    OBESIDAD
    IMC=
    >30

  • Acompañantes y...

    En situaciones de deficiencias nutricionales los complementos específicos pueden ayudar a mejorar la salud, aportando aquellos nutrientes y micronutrientes de los que se carece en dicha situación. De todos son conocidos los suplementos de vitaminas, minerales, proteínas, aminoácidos, ácidos grasos omega-3, acidos grasos poliinsaturados, fibra, antioxidantes, etc., y los beneficios que proporcionan  para proteger al cuerpo de la deficiencias, y como método para prevenir ciertas  enfermedades, y recuperarse de otras.

    Un complemento puede trabajar por tanto  en varios frentes: la prevención de deficiencias y enfermedades, la corrección de la deficiencia de algún nutriente, o la provisión de niveles óptimos de algun un nutriente o sustancia necesaria para el buen funcionamiento de células, tejidos órganos y sistemas de organismo. Sin embargo, a pesar de estos beneficios hay que recalacar que los complementos alimenticios nunca deben sustituir una dieta equilibrada, ya que son, como su nombre indica, complementos a esta en ciertas situaciones.
    Además, los complementos no son medicamentos y por tanto en sitiuaciones patológicas no pueden sustituir a los medicamentos, sino complementar o facilitar la acción de estos. Además, el etiquetado de los complementos alimenticios debe cumplir normas muy estrictas, indicando el nombre de las categorías de los nutrientes o las sustancias que caracterizan al producto o una mención a la naturaleza de tales nutrientes o sustancias.
    Debe incluir también la dosis del producto recomendada para consumo diario y una advertencia de los posibles riesgos que presente para la salud un consumo superior a la dosis diaria recomendada.
  • Dietas hiperprotéicas

    La dieta hiperproteica, a veces llamada simplemente dieta protéica o dieta de proteínas consiste en consumir principalmente alimentos ricos en proteínas, reduciendo la ingesta de azúcares y grasas.

    La principal ventaja de la dieta hiperproteica es que produce una rápida pérdida de peso. Esta pérdida de peso es más rápida que la producida por dietas bajas en calorías, que son las dietas más frecuentemente utilizadas.
    Una dieta alta en proteínas o dieta hiperproteica se recomienda a menudo a los culturistas y por especialistas en nutrición para ayudar a aumentar la masa múscular y consecuentemente a perder grasa. Las dietas hiperproteicas, como la dieta Dukan no deben confundirse con las dietas disociadas o las dietas bajas en carbohidratos como la dieta de Atkins.
    Los alimentos hiperproteicos son múltiples y de variada naturaleza. Dejamos una lista de alimentos con proteínas para que los incluyas en tu alimentación diaria:
    • Pescado
    • Soja
    • Porotos
    • Pavo
    • Quesos
    • Pollo
    • Carnes rojas
    • Salchichón
    • Morcilla
    • Maíz
    • Habas
    • Codorniz
    • Carne de caballo
    • Huevos
    • Cacahuetes
    • ...
  • Sin gluten - Celíacos

    La Dieta Sin Gluten

    1. No debe iniciarse una dieta sin gluten sin haber realizado previamente una biopsia intestinal que demuestre la intolerancia al mismo, por la alteración de la mucosa. La prescripción de esta dieta, sólo porque hay sospecha de intolerancia a esta proteína o por resultado positivo en la prueba de anticuerpos específicos, sin haberse realizado una biopsia intestinal que lo confirme puede ser un error que lo único que se consigue es retrasar o enmascarar el diagnóstico de una posible enfermedad celíaca.

    2. La dieta debe seguirse estrictamente durante toda la vida. La ingestión de pequeñas cantidades de gluten puede producir lesión de las vellosidades intestinales, aunque no siempre estas lesiones tienen por qué ir acompañadas de síntomas clínicos.

    3. Se eliminará de la dieta cualquier producto que lleve como ingrediente TRIGO, AVENA, CEBADA, CENTENO, ESPELTA, TRITICALE y/o productos derivados.: almidón, harina, panes, pastas alimenticias, etc.

    4. El celíaco puede tomar todo tipo de alimentos que no contienen gluten en su origen: carnes, pescados, huevos, leche, cereales sin gluten (arroz y maíz), legumbres, tubérculos, frutas, verduras, hortalizas, grasa comestibles y azúcar.

    5. El consumo de productos manufacturados conlleva asumir riesgos potenciales. Hoy en día, la lectura de la etiqueta del producto, en el momento de la compra, no es una medida del todo segura, porque aunque la Legislación vigente OBLIGA a especificar el origen botánico de las harinas, almidones, féculas, sémolas y cualquier otro derivado de los cereales trigo, avena, centeno y triticale utilizados, puede llevar a confusión. Es conveniente LEER SIEMPRE LA ETIQUETA DEL PRODUCTO QUE SE COMPRA, aunque siempre sea el mismo.

    6. Al adquirir productos elaborados y/o envasados, debe comprobarse siempre la relación de ingredientes que figura en la etiqueta. Si en dicha relación aparece cualquier término de los que se citan a continuación, sin indicar la planta de procedencia, debe rechazarse el producto, salvo que figure como permitido en la última edición de la LISTA DE ALIMENTOS APTOS PARA CELIACOS, que periódicamente actualiza la FACE. ( FACE Federación de Asociaciones de Celíacos de España )

    7. La relación de ingredientes que suele aparecer en el etiquetado de productos alimenticios, que contienen o pueden contener gluten son:

      Gluten, cereales, harina, almidones modificados (E-1404, E-1410, E-1412, E-1413, E-1414, E-1420, E-1422, E1440, E-1442, E-1450), amiláceos, fécula, fibra, espesantes, sémola, proteína, proteína vegetal, hidrolizado de proteína, malta, extracto de malta, levadura, extracto de levadura, especias y aromas.

    8. Como norma general, deben eliminarse de la dieta todos los productos A GRANEL, los elaborados ARTESANALMENTE y los que no estén etiquetados, donde no se pueda comprobar el listado de ingredientes.

    9. Se ha de tener precaución con la manipulación de alimentos, en bares y restaurantes (tortillas de patata que puede llevar levadura, patatas fritas hechas en freidoras que se utilizan también para freír croquetas o empanadillas, salsas ligadas con harina, rebozados, purés o cremas de verdura naturales a los que se añaden "picatostes" de pan de trigo, etc.), e igualmente en comedores escolares (ej.: si un primer plato consiste en cocido de alubias con embutido, no es una medida segura retirar el embutido y servir la alubia al celíaco, ya que si el embutido llevara gluten, quedará en la salsa). Consúltese la forma de elaboración e ingredientes en cada plato, antes de consumirlos.

    10. Se evitará freír alimentos sin gluten en aceites donde previamente se hayan frito productos con gluten.

    11. Precaución con las harinas de maíz, arroz, etc. de venta en panaderías o supermercados sin certificar la ausencia de gluten. Pueden estar contaminadas si su molienda se ha realizado en molinos que también muelen otros cereales como trigo o avena.

    12. En aquellas casas en las que hay un celíaco, se recomienda eliminar las harinas de trigo y el pan rallado normal y utilizar en su lugar harinas y pan rallado sin gluten o copos de puré de patata para rebozar, albardar, empanar o espesar salsas. De esta forma, muchos de los alimentos que se preparen los puede tomar toda la familia, incluido el celíaco. Precaución con los alimentos importados. Un mismo fabricante puede emplear según las distintas normativas de los países, distintos ingredientes para un producto que se comercializa bajo la misma marca comercial.

    13. ANTE LA DUDA DE SI UN PRODUCTO CONTIENE GLUTEN, NO LO CONSUMA.

  • Nutrición deportista

    La alimentación de una persona deportista crea unos hábitos saludables.

    El aporte calórico se debe calcular en función del gasto calórico, que va a depender del tipo de deporte, la intensidad y el tiempo de entrenamiento. El gasto calórico de los deportistas es mayor que el de las personas sedentarias.

    Llevan a cabo un control exhaustivo del peso corporal porque dependiendo del deporte se requiere un aumento o disminución de la ingesta para que exista un aumento (rugby, deportes de lucha) o disminución del peso (gimnastas, bailarinas).

    El reparto de macronutrientes debe seguir el de una dieta equilibrada:

    • 10-15% de las calorías totales procederán de las proteínas.
    • 25-30% de las calorías totales procederán de las grasas.
    • 55-60% de las calorías totales procederán de los hidratos de carbono.

    Proteínas. Se considera que el consumo de proteínas favorece la formación de estructuras en el organismo y la reposición de las que se eliminan diariamente en forma de nitrógeno, pero no se utilizan en el deporte como fuente principal de energía.

    La necesidad de crecimiento de masa muscular y la alta cantidad de proteínas que se pierden al realizar deporte de forma muy habitual, hace necesario aumentar el consumo de estos nutrientes desde 0,8 g/kg/día de las personas sedentarias hasta un 1,4 – 2 g/kg/día. Hoy en día, la población presenta una ingesta de proteínas que supone el doble de las recomendadas, por lo que no sería necesario un aumento de la ingesta. El origen de las proteínas debe ser 50% proteína animal procedente de carnes, huevos, leche y pescados y el otro 50% proteína vegetal presente en legumbres, frutos secos.

    Hidratos de carbono. Principal fuente de energía para el músculo durante el ejercicio, requeridos para esfuerzos de larga y corta duración. Su aporte calórico debe estar entre el 55-60% para conseguir el mayor rendimiento físico al obtener el máximo glucógeno muscular. Esta cantidad puede ser mayor si se realizan deportes de resistencia en los que el rendimiento es más intenso y tenemos mayor gasto calórico, pudiendo aumentarse los hidratos de carbono en un 60-70% que conllevará a una disminución del aporte de grasas (20-25%) y de proteínas (10%).

    La fuente principal deben ser los hidratos de carbono complejos (cereales, verduras, frutas) que permiten realizar esfuerzos prolongados y se deben tomar antes del ejercicio, es decir, dentro de su dieta.

    El 12-15% deben ser hidratos de carbono simples (azúcares) útiles en esfuerzos intensos que se deben tomar durante e inmediatamente después de la realización del ejercicio, para aumentar los niveles de glucosa en sangre y recuperación del glucógeno muscular.

    Grasas. Son fuente de energía pero retardan la digestión y el vaciamiento gástrico, siendo más útil el glucógeno, por lo que no es favorable su ingesta antes de una competición.

    Moderar su ingesta con un consumo no superior al 30% del aporte calórico total, con un equilibrio adecuado entre grasa saturada e insaturada. Consumo mayor de ácidos grasos monoinsaturados presentes en aceite de oliva y de ácidos grasos poliinsaturados del pescado, frente a los saturados que contienen alimentos como carnes, embutidos, snacks, bollos.

    En deportes de resistencia prolongada el consumo de grasas debería suponer el 20-25% de las calorías totales.

    Vitaminas y minerales. Requerimientos similares a los de una persona sedentaria con la diferencia de un aumento de los micronutrientes implicados en el metabolismo proteico, energético y de carbohidratos (vitaminas del grupo B presentes en verduras, frutas, carnes, cereales etc.) debido a la pérdida excesiva por sudor. 

    Líquidos y electrolitos. La pérdida excesiva de líquidos y electrolitos producida por el sudor hace que sea muy importante para los deportistas una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio para obtener un buen rendimiento. Las bebidas isotónicas contienen electrolitos e hidratos de carbono simples por lo que son recomendables. Se debe suprimir cualquier bebida alcohólica.

    El uso de suplementos ayuda a los deportistas, con una alimentación variada en energía y nutrientes a mantener su estado óptimo.

  • Caramelos - chicles

    Las gominolas , caramelos, chiles, entre otras funciones tambien sirven como Balsámicos para despejar la nariz en resfriados o congestiones, suavizar la garganta, ...

    Sin azúcares, son más sanas y por ello no pierden su sabor, todo lo contrario, aumenta su sensación en el paladar.

    Encontrará caramelos Polivitamínicos, con base de ingredientes naturales con propiedades medicinales, antirronquidos, ...

    Los encontrará en formas diversas, caramelos, pastillas, perlas, chicles, ... 

  • Otros productos...

    Alimentos funcionales

    El ser humano pide cada día más a la alimentación. Si, inicialmente, buscaba una alimentación suficiente para no presentar enfermedades por déficit, ahora quiere que le ayude a mejorar su salud y a prevenir las enfermedades. Incluso le pide más, que le proporcione un estado de salud óptimo. En resumen, buscamos que la alimentación nos permita una mejor calidad de vida.

    Para todo ello nacieron los alimentos funcionales, que aparecieron por primera vez en Japón, en los años ochenta. Se trata de alimentos que, además de nutrir, tienen efectos beneficiosos para la salud. Más allá de la propia alimentación, estos alimentos favorecen el bienestar físico y mental de las personas. A pesar de que no existe en Europa una legislación propia, se considera que estos productos deben tener forma de alimentos. Así, pueden ser alimentos naturales o procesados industrialmente (no se incluyen los complementos alimenticios que se presentan bajo forma farmacéutica), y deben incluirse en la dieta como parte de un menú habitual.

    En teoría, deben poseer una base científica que documente los beneficios del alimento para permitir atribuirle determinadas propiedades saludables. Al tratarse de alimentos, no deben inducir a error al consumidor ni hacerle creer que con su ingesta, por sí misma, se puedan evitar enfermedades. Son, por tanto, alimentos y, como tales, deben incluirse en una dieta saludable, variada y equilibrada.

    Existen múltiples ejemplos de alimentos funcionales. En Europa hay más de un centenar de este tipo de productos inventariados. Entre algunos ejemplos, destacan los alimentos que contienen determinados minerales y vitaminas, como pueden ser los cereales. Existen otros alimentos a los que se ha reducido o modificado alguno de sus componentes, como los ácidos grasos en el caso de la leche, o el suplemento de fibra adicionado a un refresco.